Accidentes infantiles más frecuentes

Uno de los miedos con los que conviven permanentemente los padres es la posibilidad de que, o bien en un descuido, o bien durante el tiempo que no están con ellos, sus pequeños sufran algún accidente.

Aunque no exista ninguna fórmula mágica que permita evitarlos, se ha comprobado que conocer los tipos de accidentes infantiles más comunes e implementar estrategias de prevención efectivas permite minimizar exponencialmente su aparición y, lo que es aún más importante, sus consecuencias. Así que, si tienes niños y quieres saber cómo protegerlos de posibles accidentes, no te pierdas este post.

¿Cuáles son los accidentes infantiles más habituales?

Tal y como promueve la pedagogía Montessori, la curiosidad y la experimentación son dos de los principales medios por los que los niños y niñas aprenden por su propia cuenta en edades tempranas.

Ahora bien, una falta de supervisión por parte de los padres y profesiones pueden generar situaciones en las que, en el peor de los casos, termine en un accidente grave. Y es que son muchos los escenarios proclives a desembocar en accidentes infantiles. Veamos los más habituales.

Accidentes en guarderías

  • Golpes con mobiliario: Los niños pequeños que todavía no han desarrollado su motricidad suelen chocarse con mesas, sillas y los diferentes elementos que componen el área de juego.
  • Atragantamientos con pequeños objetos: La presencia de juguetes demasiado pequeños y piezas desmontables representan un claro riesgo de atragantamiento.
  • Quemaduras leves: La exposición accidental a fuentes de calor o a líquidos calientes puede causar quemaduras de distinta consideración.

Accidentes en el colegio

  • Caídas jugando en el patio de recreo: Las superficies irregulares o el juego brusco pueden resultar en caídas. Estas son, de hecho, la principal causa de lesiones en la escuela.
  • Lesiones deportivas: La realización de actividades físicas o deportivas sin el equipo de protección adecuado incrementa el riesgo de lesiones musculares y fracturas.
  • Cortes y rasguños: Algunos materiales escolares pueden originar cortes y otros pequeños accidentes, especialmente en manos y dedos.

Accidentes en parques infantiles

  • Caídas de columpios y toboganes: A pesar de haber sido diseñadas para el juego seguro, estas estructuras pueden provocar caídas si no se usan correctamente.
  • Accidentes con otros niños: El juego en áreas comunes incrementa las posibilidades de choques y caídas múltiples. De ahí la importancia de estar supervisando continuamente.

Accidentes infantiles en la calle

  • Atropellos en zonas de tráfico: Basta un pequeño descuido para que el niño se adentre en la carretera o en el carril bici, comprometiendo su integridad física.
  • Caídas en bicicletas y patinetes: La ausencia de equipos de protección adecuados y de una supervisión adecuada puede provocar lesiones de distinta gravedad.

Accidentes infantiles en el hogar

  • Intoxicaciones por ingerir productos químicos: Los productos de limpieza y medicamentos al alcance de los niños pueden ser ingeridos por curiosidad y causarles serios problemas de salud.
  • Quemaduras en la cocina: El acceso a la zona de cocinado, pequeños electrodomésticos con superficies calientes y líquidos hirviendo son posibles focos de quemaduras.
  • Caídas por escaleras: La ausencia de protecciones en las escaleras de casa representan un importante riesgo de caídas para los más pequeños.

Accidentes infantiles en el baño

  • Resbalones en la bañera: Las superficies mojadas y jabonosas como las que se generan durante el momento de la ducha o el baño suponen un gran peligro.
  • Quemaduras por agua caliente: La falta de regulación de la temperatura del agua puede llegar a causar quemaduras graves.

Tal y como apuntan diferentes estudios, buena parte de los accidentes domésticos comunes pueden evitarse a través de la supervisión adulta y de la implementación de medidas de seguridad en todos aquellos entornos donde los niños pasan tiempo. De ahí que sea tan importante el compromiso de padres, profesores y cuidadores, tanto para prevenir como para evitar que aquellos accidentes que no puedan ser evitados acaben teniendo consecuencias de consideración.

Protege a tus hijos con Life5 Familia

Los accidentes infantiles dentro y fuera del hogar son tan habituales como peligrosos. Con el seguro de vida familiar Life5 cubrimos económicamente a ti y a los tuyos en caso de accidente doméstico.

🡲 Seguro Life5 Familia

Prevención de accidentes infantiles: cómo hacerlo

Como venimos apuntando, la prevención es clave para garantizar la seguridad de los niños en todos los entornos.
Motivo por el que hemos querido recopilar unos pocos consejos prácticos destinados a prevenir accidentes infantiles:

Educar sobre peligros y seguridad personal

Enseñar a los niños sobre los riesgos que pueden encontrar en su día a día y cómo evitarlos reduce significativamente tanto el número como la gravedad de los accidentes.

Hacerles entender de la importancia de no hablar con extraños, de no tocar objetos peligrosos y de seguir las reglas de seguridad básicas del hogar, el centro educativo y las zonas de juego, son lecciones que pueden salvar vidas.

Usar equipamiento de protección en actividades deportivas

Equiparles con casco, rodilleras y coderas para la realización de actividades como andar en bicicleta, patinar o montar en patinete es la mejor manera de prevenir caídas, rozaduras y potenciales lesiones graves.

Instalar barreras de seguridad y protectores en casa

La instalación de puertas de seguridad en escaleras y de protectores en esquinas y enchufes son medidas sencillas, pero efectivas para hacer que el hogar sea un entorno mucho más seguro para los niños.<

Supervisar seguidamente en baños y cocinas

Estas áreas del hogar presentan riesgos significativos de quemaduras, cortes y ahogamientos.

Motivo por el que se recomienda mantener una vigilancia constante cada vez que los niños se adentren en estas zonas para evitar sustos.

Enseñar normas básicas de tráfico y seguridad vial

Instruir a los niños sobre:

  • Cómo cruzar la calle de manera segura.
  • La importancia de usar el cinturón de seguridad.
  • Las reglas básicas para peatones y ciclistas.

Todo ello es fundamental para garantizar su seguridad en áreas vehiculares.

Realizar actividades de orientación

Muchas de las caídas y pequeños accidentes que se producen durante las primeras etapas de crecimiento infantil se deben a los problemas para orientarse de los más pequeños. Algo que va mejorando con el paso del tiempo y que es posible mitigar a través de la realización de actividades de orientación espacial.

Sea como fuere, de lo que no hay duda es de que implementar estrategias preventivas, no solo ayuda a prevenir accidentes, sino que también educa a los niños sobre la importancia de la seguridad, fomentando hábitos que los protegerán durante toda su vida.

Deja un comentario